fbpx

Cómo disfrutar el día de tu boda

Si ya has comenzado a pensar cómo organizarás tu boda, seguramente en algunas ocasiones los nervios te dominen y sientas una sensación de incertidumbre. No te preocupes, en cierto aspecto, es normal. A todos nos sucede que cuando esperamos un acontecimiento con ansia no somos capaces de controlar nuestros sentimientos al 100%, ¿verdad?

Sin embargo, estoy segura de que tu mayor preocupación es disfrutar el día de tu boda y exprimirlo al máximo sin dejar escapar ningún detalle. Desde mi experiencia y mis conocimientos como wedding planner, te traigo algunos consejos que harán que durante el gran día todos tus sentidos se agudicen y seas plenamente consciente del momento. De esta manera, conseguirás guardar un precioso recuerdo de los acontecimientos sucedidos en uno de los días más importantes de tu vida. ¡Allá vamos!

1. Organízate contando con ayuda profesional

Una buena organización es la clave para obtener un buen resultado. ¿Te has planteado que el día de tu boda realmente comienza en el momento en el que decides casarte? Todas las decisiones que tomes junto con tu pareja desde entonces, determinarán los acontecimientos que tendrán lugar durante el gran día. Por eso es necesario que ambos estéis de acuerdo en cada paso que deis y os sintáis cómodos con cada elección durante los preparativos.

Es de vital importancia que os rodeéis de un buen equipo de profesionales desde el primer momento. Contar con la ayuda de una wedding planner os garantizará un asesoramiento crítico y personalizado. Ahorraréis ese tiempo que en ocasiones sentís que os falta y os sentiréis guiados en todo momento. Además, podréis encontrar los mejores proveedores para que el día de vuestra boda sea todo un espectáculo, y las negociaciones con ellos serán mucho más sencillas.

No tengas vergüenza de hacer demasiadas preguntas y realiza todas las pruebas que consideres necesarias. Así te asegurarás de que realmente estás eligiendo unos proveedores competentes y que concuerdan con tus gustos. Confirmar todas tus dudas evitará la aparición de imprevistos durante el día B.

Disfrutar del día de tu boda comienza por mantener la motivación durante los preparativos de la misma. De esta manera, guardarás un bonito recuerdo de todo el proceso y además tomarás las decisiones más acertadas.

2. Delega y olvídate de tu móvil por un día

Preparativos de la novia
Fotografía: @alvarosancha

Busca a una persona en la que confíes para no tener nada por lo que preocuparte durante el día de tu boda. Delega en ella las tareas importantes para ese gran día. Puedes dar su contacto a todos los invitados para que sea dicha persona quien se encargue de mantenerlos informados o solucionar sus dudas. Si, por ejemplo, hay alguien que se pierde para llegar al lugar donde se celebrará la ceremonia o el banquete, podrá contactar con ella para que le de las indicaciones necesarias.

Es por esto que tienes que asegurarte de que tu persona de confianza esté al tanto de todas las decisiones que hayas tomado para que tengan lugar durante la celebración. De hecho, lo más correcto sería que dicha persona fuese tu wedding planner. ¿Quién mejor que ella puede conocer todas tus elecciones y, además, mantener todo bajo control?

Además, te recomiendo que le entregues tu teléfono móvil a alguien que sepas que lo va a guardar para que no tengas que estar pendiente de él. Puede ser una amiga o algún familiar, por ejemplo. Estoy segura de que agradecerás no tener distracciones innecesarias en un día tan importante que quedará para el recuerdo.

3. Comienza a prepararte con antelación

Fotografía: @alvarosancha

Te recomiendo que desde el comienzo del día de tu boda (e incluso desde días antes), sigas rutinas que provoquen en ti un sentimiento de relajación y optimismo. Tener la sensación de que todo está bajo control favorecerá que no surjan imprevistos.

Confía en los profesionales a los que has contratado para que todas tus decisiones encajen. Ellos te recomendarán los horarios a seguir para que puedas prepararte sin presión y además controlarán los tiempos para que encajen entre ellos a la perfección.

Además, es importante que el día de tu boda te despiertes temprano y desayunes bien. Entiendo que es complicado porque en muchas ocasiones los nervios te pueden jugar una mala pasada y hacer que se te cierre el estómago. Puedes elegir alimentos ligeros que no te provoquen una sensación de pesadez y que, además, te resulten agradables.

4. Guarda en tu retina cada momento especial

Te sorprendería la cantidad de parejas que se arrepienten de no guardar los suficientes recuerdos de un día tan especial como el de su boda. Esto se debe a que, en muchas ocasiones, la emoción hace que los acontecimientos pasen rápido y no seamos plenamente conscientes de que cada pequeño instante tiene su importancia en un acontecimiento tan deseado.

Saborea cada instante con premeditación y toma una «foto mental» de aquellos que no quieras olvidar. Ahora, te estarás preguntando qué es una foto mental. ¿Recuerdas cuando éramos pequeños y hacíamos como si tuviésemos una cámara invisible para fotografiar un momento? En eso consiste una foto mental. Es importante que en esos momentos de especial importancia te detengas durante un instante y guardes cada detalle que esté teniendo lugar. En el futuro sonreirás cuando todas esas situaciones regresen a tu mente.

5. No dejes que los nervios te quiten el protagonismo

Recuerda que en un día tan importante como el de tu boda, el protagonismo lo tienes tú. Si dejas que los nervios pasen a un primer plano, tendrás la sensación de que podrías haber disfrutado mucho más. Y eso, en el futuro, desembocará en un arrepentimiento que seguramente no quieres sentir.

Durante los preparativos para el gran día podrás ponerte a prueba y controlar tu resistencia a los sentimientos de incertidumbre. Es importante que en los meses previos al día B pongas en práctica tus capacidades para mantener un sentimiento de confianza y optimismo. En el caso de que tengas la sensación de que la incertidumbre se apodera de ti y prevalece sobre la motivación y las sensaciones positivas, no dudes en ponerte en manos de un especialista. Contar con la ayuda de un profesional en psicología hará que encuentres las pautas para transformar los nervios en emoción. Así no habrá nada de lo que preocuparse y podrás disfrutar el día de tu boda al máximo.

Pero sobre todo… ¡no te olvides de disfrutar junto a tu pareja!

Recuerda los motivos por los que decidisteis dar este gran paso juntos. No permitáis que el proceso de organización de vuestra boda os nuble el sentido. La creación de expectativas en vuestra mente o la presión de tomar decisiones adecuadas que sorprendan a vuestros invitados, son secundarias. Lo realmente importante sois vosotros y el camino que emprendéis juntos desde el día de vuestro enlace.

Imagina que celebrases tu boda en soledad con tu pareja. ¿Qué sería eso que no podría faltar? Esos pequeños detalles son los que tendrás que tener en cuenta y harán que el día B sea inolvidable. Y un día B inolvidable para los novios, se convierte en memorable para los invitados. Porque las sensaciones se contagian, como los ataques de risa.

Ahora que ya conoces las técnicas para disfrutar el día de tu boda, no tienes nada por lo que preocuparte. Solamente déjate llevar para que todo salga sobre ruedas. Si lo necesitas, no dudes en contactar conmigo para contar con mi asesoramiento y saber por donde empezar para aplicar cada uno de mis consejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba