Los mandamientos de una anti-novia

Si no te identificas con los estereotipos impuestos por la sociedad y las bodas tradicionales se te antojan insulsas, seguramente seas una anti-novia. ¿Lo habías escuchado alguna vez?

Me llamo María y en punto y seguido organizo bodas transgresoras para novias que no se sienten representadas por las tradiciones y estereotipos que establecen cómo debe ser una boda. Si sientes que todas las novias tienen que parecer ángeles caídos del cielo para ser aceptadas, pero no quieres quedarte con mal sabor de boca por sentirte forzada a cumplir con tradiciones que no te encajan, seguramente seas una de ellas. Y tengo una buena noticia para ti: sí puedes tener una boda que no sea mediocre sin necesidad de encajar en los estereotipos impuestos por la sociedad.

Quizá en estos momentos te sientas incomprendida al no identificarte con los estándares edulcorados tan arraigados aún en las bodas y presionada socialmente para que tu boda sea como tienen que ser todas. Ser una novia transgresora no es fácil, pero no estás sola: ya he ayudado a otras novias en tu misma situación. Si de verdad estás dispuesta a que tu boda represente tu autenticidad, deberás seguir los 10 mandamientos de una anti-novia. ¡Al loro!

En esta fotografía de boda en blanco y negro, la novia lidera una conga durante la barra libre.

1. No dejarás que nadie te imponga cómo tiene que ser tu boda.

Y para ello, antes tienes que tener claras tus prioridades. Para seleccionar profesionales que verdaderamente te convenzan y descartar opciones que, por muy habituales que sean en otro tipo de bodas, no cobren sentido para ti.

2. No te compararás con otras novias.

Desde el mismísimo instante en que comiences a organizar tu boda, estarás sometida a un bombardeo de información, muchas veces a modo de «consejos» y tantas otras a modo de inspiración que puede abrumarte. La inspiración es una gran ayuda para comprobar que tus particulares ideas son viables, pero ojo: no te compares con todas esas bodas que ves en las redes sociales.

3. Resistirás a los invitados por compromiso.

Bodas de 300 asistentes, en las que la pareja no conoce a parte de sus propios invitados y ni siquiera tiene tiempo de hablar con el 30% de ellos durante la celebración. Eso quedó obsoleto hace años, ¿no? Reducir tu lista de invitados de boda es también una medida para evitar desperdiciar el dinero. Así, podrás destinar tu presupuesto a garantizar que ese pequeño listado de privilegiados no queden indiferentes.

Fotografía de boda de la novia abrazándose con una invitada. Se encuentran en un jardín con pequeñas luces alrededor de los troncos de los árboles.

4. No te conformarás con la primera alternativa que encuentres.

Organizar tu boda es eso que pasa entre que tomas una decisión y la siguiente. Y así, se van sucediendo una tras otra a riesgo de que se te acumulen tareas y el agobio que supone. Entonces, es normal sentirse perdida ante la avalancha de información que hay en internet. ¡Son tantas las posibilidades entre cientos de profesionales que elegir! Y muchas novias cometen el error de conformarse por puro agotamiento, con tal de no seguir buscando hasta dar con un profesional que verdaderamente les convenza. Eso sólo les aleja de lo que en realidad quieren: conseguir una boda transgresora y que les represente sin necesidad de encajar en estereotipos.

5. Obedecerás a los profesionales en quienes confíes.

Sííí, ya sé que parece contradictorio. Que nadie te imponga cómo debe ser tu boda no parece muy compatible con la obediencia, ¿no? Pero si realmente quieres que la celebración salga a pedir de boca, tendrás que encontrar el equilibrio entre las recomendaciones profesionales, buscando alternativas compatibles entre sí para lograr tus objetivos gracias a la combinación de todas ellas.

6. El diseño de tu boda será un reflejo de tus particulares ideas.

Piénsalo, el lugar que elijas para celebrar tu boda será también el que muchas otras parejas habrán elegido para la suya. Un sitio precioso, sí, pero que en realidad no está diciendo nada de ti. Pensar en una decoración específica para tu boda es la manera de que tus ideas importen y cuenten para que represente tu autenticidad.

7. Encontrarás el equilibrio entre sentimientos y desenfreno.

Desafiar los estándares edulcorados que alejan a muchas novias de lo que realmente quieren, no implica renunciar a las emociones en tu boda. Las lágrimas de emoción son compatibles con soltarte la melena llegado el momento y gozar del entretenimiento y desenfreno después de una ceremonia cargada de sentimientos.

8. Sabrás relativizar ante los imprevistos.

Las pelis nos han introducido en mente una idea totalmente distorsionada de lo que una novia debe ser. Esa imagen desquiciada, totalmente fuera de sí por tener el control de cada paso en la organización de su boda, que en realidad no hará más que drenarte la energía si te precipitas queriendo abordar todos los preparativos a la vez. Los imprevistos son habituales en una celebración de tales dimensiones, pero tener la claridad mental para afrontarlos te brindará las soluciones que necesitas para no agobiarte.

9. No cumplirás con tradiciones que no te representan sólo por complacer.

Y esto no quiere decir que tengas que desafiar todas y cada una de las tradiciones comunes a todas las bodas, sino que elijas conscientemente con cuáles te identificas y cuáles simplemente estás dando por hecho pero no te representan y no aportarán ese toque auténtico a tu boda.

En esta fotografía de boda, una pareja hace la salida de su ceremonia civil. Se dan la mano con cara de felicidad bajo una lluvia de confeti de pétalos. Ella levanta su ramo de novia y lleva un vestido de novia con falda amplia, escote en V y mangas cortas con detalles en guipur. Él lleva un traje de novio de color gris con líneas finas que forman cuadros, chaleco beige y corbata burdeos.

10. Regresa al primer mandamiento.

Puede parecer tirarme piedras sobre mi propio tejado. Tras toda una declaración entre recomendaciones sobre qué es una novia transgresora, enviarte de vuelta al primer mandamiento: no dejarás que nadie te imponga cómo tiene que ser tu boda. Pero, francamente, una verdadera anti-novia es realmente eso: lo que ella desea ser sin impedimentos ni normas establecidas.

¿Estás dispuesta a desafiar los estereotipos que establecen cómo deben ser todas las bodas? Pues deja que te cuente cómo la metodología anti-bodas puede ayudarte a conseguir que tu boda represente tu autenticidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.